El acontecimiento ocurrió cerca de las 6 de la mañana, donde se iniciaron actuaciones Judiciales de oficio por quebrantamiento de los Artículos 205 y 239 del Código Penal, a raíz de un llamado telefónico anónimo que informaba sobre una supuesta fiesta clandestina en calle Balsovino Ríos.
En el lugar se encontraban dos vehículos, en el primero se registraron a 6 personas, mayores de edad, que fueron notificadas en libertad. Al intentar realizar las diligencias en el segundo automóvil, este emprende una veloz carrera e intenta atropellar al personal policíal.
Ante esto se dio inicio de actuaciones judiciales por atentado, resistencia y lesiones contra la autoridad en razón del procedimiento de demora de los ocupantes del rodado en cuestión y comenzó una búsqueda policial por zona urbana, donde se intentaba dar con un vehículo.
Momentos más tarde el personal policial arribó a la calle Eduardo Castex esquina Quemú Quemú, tras ser notificados de un siniestro vial, donde dieron con el auto buscado.
Los ocupantes del rodado se encontraban escondidos en la oscuridad, al ser descubiertos por el sargento a cargo, arremetieron hacia el empleado en forma violenta provocándole lesiones en todo el cuerpo, sobre todo en el rostro donde le provocaron heridas de consideración.
Refuerzos policiales intervinieron en el procedimiento, donde un cabo resultó con lesiones leves en mano izquierda.
Las partes imputadas en este hecho fueron dos hombres mayores de edad, los cuales fueron notificados en legal forma por aplicación Artículo 238 del Código Procesal Penal y se procedió al secuestro preventivo del rodado en cuestión.