Ante la aparición de un caso de coronavirus en Santa Rosa el Gobernador Sergio Ziliotto dijo este martes que todos los clientes de una verdulería que funciona en 1 de Mayo y La Rioja, donde la dueña dio positivo de coronavirus, deben ya aislarse. “No es momento de desesperación ni de caza de brujas”, rogó. “No es momento de un linchamiento. Damos la dirección al solo efecto de prevenir más contagios. Es necesario identificar y focalizar”, dijo.

“Los que concurrieron del 3 de julio a la fecha a ese comercio, lo primero que tienen que aislarse en su domicilio. Y llamar al 0800 – 3331135 de Epidemiología para hacer un seguimiento”, pidió.

El mandatario dio una conferencia de prensa a las 19 horas desde el Salón de Acuerdos de Casa de Gobierno, flanqueado por el ministro de Salud, Mario Rubén Kohan; el ministro de Gobierno, Daniel Pablo Bensusán, y la directora de Epidemiología, Ana Gabriela Bertone.

“Como corresponde, en estas circunstancias, se han activado todos los protocolos en virtud de la complejidad del caso”, dijo Ziliotto.

“La contagiada es la mujer de un transportista, que viajó al Mercado Central. Los dos tienen un negocio de frutas y verduras. Dio positivo la mujer”, sostuvo.

“La confirmación del caso positivo fue cerca del mediodía. Inmediatamente se dispararon los procedimientos de identificar y aislar los casos estrechos”, expresó. Son casos estrechos de la vida laboral y social.

“Pero también tenemos que ampliar la focalización. Porque al ser personas que tienen un negocio de atención al público, es necesario focalizar los casos eventuales que podrían haberse contagiado”, sostuvo.

“Necesitamos identificar –agregó- a las personas que han concurrido a ese negocio”, sostuvo.

“La intención no es estigmatizar. Si no, para disparar la responsabilidad social y focalizar el contagio. El objetivo es que haya menos contagios posible”, dijo.

Este martes por la tarde se confirmó un nuevo caso de coronavirus en la provincia. Así, ya registra ocho casos: cinco en Santa Rosa; dos en Realicó; y uno en Pico. Los siete primeros ya se recuperaron.

Esta situación, según el Gobierno, no cambia el estatus epidemiológico de la provincia, es decir, libre de circulación viral. De esta manera, en el territorio pampeano se continúa con la etapa del distanciamiento social, preventivo y obligatorio: consiste en que las personas deben mantener entre ellas una distancia mínima de dos metros, utilizar tapabocas en espacios compartidos, higienizarse asiduamente las manos, toser en el pliegue del codo, desinfectar las superficies, ventilar los ambientes y dar estricto cumplimiento a los protocolos de actividades y a las recomendaciones e instrucciones de las autoridades sanitarias provinciales y nacionales.