Sería del 10% y solo subsidiaría a los que se identifiquen con las tarjetas SUBE , a partir de que la tarjeta esté a nombre de quien la use y éste cuente con ingresos que a criterio del gobierno deban subsidiarse será el costo final de la tarifa de transporte  que el usuario pague.

Aquel que no esté  anotado como usuario de la SUBE que es recargada con saldo para pagar el transporte publico no recibirá ningún subsidio.

Al respecto el Ministro Meoni dijo:”Lo que pretendemos es que se nominalice todo aquel que tenga que ser subsidiado. Esa nominalidad va a dar la posibilidad de cruzamiento de datos para conocer sus ingresos y con eso poder dar subsidio a la demanda“, reconoció el ministro de Transporte, y agregó, en diálogo con Radio con Vos: “La propia SUBE va a permitir que aquel que no se nominalice tenga una tarifa más alta”.