Ante los recientes hechos de violencia física e institucional sufridos por los hermanos Mapuches del Chubut, como también los despojos que vienen sucediendo históricamente de sus tierras ancestrales y patrimonios culturales a las comunidades originarias de nuestra Argentina entera, nos vemos en la urgencia de proclamar el estado de alerta en todo sentido y en todo el territorio argentino con el lema: “si tocan un hermano originario, nos tocan a todos” ya que si se vulnera el derecho a una comunidad, nos están vulnerando a todos, por esto articularemos todas las fuerzas necesarias para llegar a los lugares de lucha de cualquier comunidad en conflicto.-

Repudiamos totalmente las palabras del Ministro de Gobierno del Chubut Pablo Duran quien califico a las comunidades Mapuches como “delincuentes y terroristas”, entre otros calificativos irrepetibles. Le recordamos que está a cargo de todos los habitantes del Chubut y si su intención es de hablar de delincuentes debería atender que el Gobernador entre otros funcionarios de Comodoro están acusados de cobrar 40 millones de dólares de la Empresa Pan American Energy por la extensión de la prórroga para la explotación del Cerro Dragón, de los cuales 27 millones se filtró que fueron para Mario Das Neves, el actual Gobernador.-

Es necesario crear un organismo que realmente represente los intereses de los pueblos originarios y que de lucha contra la entrega de nuestra Patagonia a precio vil a países extranjeros, imperialistas o a multinacionales como Benetton o Lewis, entre otros.

El territorio es un bien común y no un commoditie que el estado puede rematar al mejor postor, las voces originarias deben ser respetadas así como sus territorios y deben ser restituidas las tierras que están en manos de extranjeros.

Por último, llamamos a la solidaridad de las comunidades de todas las provincias, a los hermanos Mapuches, más que nunca estamos juntos porque son ejemplo de lucha, por nuestras tierras, por nuestra preexistencia y nuestros Derechos. Porque en La Pampa sufrimos las mismas consecuencias, de un estado represor y arrodillado a los mandamientos del imperialismo. No queremos ver más la sangre de nuestras comunidades derramada.

Exigimos el cese del hostigamiento a la Comunidad en resistencia del Departamento Cushamen

Por el pleno reconocimiento del derecho a la tierra de los pueblos originarios.

Basta de represión al legítimo del derecho a la tierra.

Castigo a los represores y Dignidad a los pueblos originarios!

La Pampa 14 de Enero de 2017.-