La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) dio a conocer su característico “Indicador del precio”, en este caso del pan. El informe releva cómo se conforma el precio a lo largo de toda la cadena productiva.

Según Natalia Ariño, economista de la Fundación, “en la última medición, desde que el trigo sale del campo hasta el pan que compra el consumidor, el precio se multiplicó 8 veces”.

La economista señaló además que en ese camino productivo, el precio se va componiendo por los costos (59%), impuestos (25%) y el resultado (16%), “esto quiere decir que, de 1 kg de pan, 590 gramos representan los costos de producirlo, 250 gramos son impuestos, y 160 gramos es el resultado”.

Paso a paso, y hablando en kilos de pan (aplicados los rendimientos), la cadena comienza con $12,91 de trigo. El molino suma $6,59 (costos, impuestos y resultado) y obtiene $19,50 por la harina. La panadería suma $73,65 (costos, impuestos y resultado) y obtiene por el pan $93,15 más 10,5% de IVA, y el consumidor termina pagando un precio de $102,93.

Para el Jefe del Departamento Económico de FADA, David Miazzo, “más allá de la influencia de la interacción oferta-demanda, lo explicamos de manera secuencial para que se vea qué componentes conforman el precio”.

En un análisis eslabón por eslabón, el estudio de FADA revela que, del precio final del pan francés ($102,93 según INDEC), el trigo representa el 10,6% ($10,86), el molino el 5,3% ($5,42), la panadería el 59% ($60,81) y los impuestos el 25,1% ($25,84).