UNICEF, aprovechando que el crack rosarino es Embajador de Buena Voluntad del organismo, hizo de nexo para que el niño afgano pueda cumplir su sueño de tener la camiseta original.

Hace poco más de un mes, la foto de Murtaza usando una bolsa de nylon con los colores celeste y blanca, con el número 10 y el nombre Messi pintados con una fibra azul, se viralizó en las redes sociales y conmovió al mundo, incluso al propio jugador.

La foto había sido compartida por @messi10stats, una de las principales cuentas de fanáticos del jugador, que tiene cerca de 700 mil seguidores y hace publicaciones a diario, siempre en inglés.

El epígrafe indicaba “A kid in Iraq” (Un niño en Iraq), pero luego se confirmó que el niño es afgano.